jueves, 28 de julio de 2011

LA REVOLTOSA DE CHAPI

¿ QUIEN ES EL DUEÑO ACTUAL DE "LA REVOLTOSA" DEL MAESTRO VILLENENSE RUPERTO CHAPI ?




La Revoltosa.

La Revoltosa.

Cada vez que alguna orquesta en el mundo interpreta "La Revoltosa", de Ruperto Chapí, hay un autor que cobra. No es el maestro Chapí, que murió hace ya 102 años, ni los creadores del libreto de esta famosa zarzuela: Carlos Fernández Shaw y José López Silva, también muertos. Tampoco sus herederos: esta obra, en teoría, ya está en el dominio público y no debería generar derechos de autor. El "compositor" vivo de La Revoltosa, el único que aún cobra derechos, nació más de medio siglo después de que esta zarzuela se estrenase. Se llama Emilio Casares Rodicio y tiene su despacho en el sótano del palacio de Longoria, en la sede de la SGAE en Madrid.

Emilio Casares es el director del Instituto Complutense de Ciencias Musicales (ICCMU), un centro de investigación público sin ánimo de lucro, participado por la SGAE, que se dedica a reeditar y recuperar viejas obras del patrimonio musical español. En la práctica, el ICCMU tiene el monopolio de gran parte de las partituras de las que se nutren las orquestas y los teatros porque es el único que accede a los archivos de la SGAE. Cada vez que una orquesta quiere interpretar alguna obra clásica española, tiene que pasar por sus partituras, que se alquilan para cada función.

El Teatro de la Zarzuela pagó 20.000 euros por La Revoltosa

Casares no sólo tiene a su nombre la partitura de La Revoltosa, de Chapí. También aparece como "autor" -según la propia base de datos de la SGAE, que se puede consultar en Internet- de otras zarzuelas del siglo XIX como "Pan y toros", "Mis dos mujeres" o "Los diamantes de la corona", compuestas por Francisco Barbieri; o "La viejecita", de Manuel Fernández Caballero.

En teoría, todas estas zarzuelas están libres de derechos. Según la ley española, a los 80 años de la muerte del autor, la obra pasa al dominio público. Este plazo de 80 años rige igual para cualquier creación, sea un libro, un drama teatral o una zarzuela. No hay que pagar derechos, por ejemplo, por reeditar a Cervantes o por interpretar una obra de Lope de Vega.

Sin embargo, la ley permite reelaborar versiones sobre obras ya creadas y estas reediciones generan nuevos derechos de autor durante 25 años más. La ley no obliga a que la versión sea muy diferente de la original. Basta con cambiar tres notas, o una simple coma, para que, a efectos legales, sea una obra nueva por la que se puede volver a cobrar.

La ley permite registrar versiones casi idénticas de obras ya libres

Por medio de este subterfugio legal, la SGAE sigue recaudando a través de las partituras que elabora el ICCMU por zarzuelas del siglo XIX que ya han pasado al dominio público. También cobran derechos los nuevos "autores": los que firman esas nuevas versiones que, técnicamente, el ICCMU llama "ediciones críticas".

Esta práctica que permite burlar la extinción del derecho de autor no es exclusiva de la SGAE. Sucede algo similar con gran parte del repertorio de ópera. En teoría, las óperas de Rossini o las sinfonías de Mozart son libres. Pero sus partituras no lo son.

Según Emilio Casares, la función del ICCMU no es perpetuar el derecho de autor de estas obras sino permitir que se interpreten: "La zarzuela se tocaba a partir de ediciones de canto y piano, no había ni una partitura de orquesta de zarzuela hasta 1992, cuando hicimos en el instituto la primera". Casares justifica que se cobre derechos de autor por estas ediciones críticas "porque así lo dice el artículo 128 de la ley de la Propiedad Intelectual". "Yo no veo maldad en esa ley, me parece una ley positiva. Creo que es de justicia que se cobren derechos durante 25 años porque recuperar esas partituras es un trabajo de chinos. La edición crítica tiene la misma función que preservar una catedral, o un códice", asegura Casares. Según sus datos, alrededor del 80% de las partituras que recuperan no están en el dominio público. "Negociamos con los herederos para que cedan un porcentaje de entre el 10% y el 20% al instituto, a la editorial y al autor de la edición crítica. En el caso de que sea una obra que estén en el dominio público, el 40% es para la editorial, el 30% para el autor y el 30% para el instituto".

Las nuevas reediciones cobran derechos durante 25 años más

En el caso de La Revoltosa, por ejemplo, el último de sus tres autores en morir fue José López Silva, que falleció en Buenos Aires en 1925. A los 80 años, en el 2005, esta zarzuela pasó a dominio público. La edición crítica de Casares es del año 2006.

Los cambios que incluye esta edición crítica de La Revoltosa son prácticamente indistinguibles del original. Concretamente, Casares suprime las articulaciones de notas picadas en trompetas y trombones del preludio -seis notas en total-, pone entre corchetes tres compases y añade la nota fa a la partitura del oboe en el compás 325. Gran parte de estas modificaciones están ya registradas en la versión de La Revoltosa que grabó el director de orquesta Ataulfo Argenta en 1951. Para cualquier oído, sea experto o no, las diferencias son prácticamente imposibles de encontrar al escuchar la obra.

El 10% de la taquilla

Si Casares hubiese elaborado su edición crítica antes de que La Revoltosa pasase a dominio público, habría tenido que compartir los derechos que generase su adaptación con los herederos de los autores de esta zarzuela. Al hacerlo después, todo lo que recaude esa partitura es para él y para su editor, que es la empresa Arteria Promociones Culturales SL: una de las sociedades con ánimo de lucro del entramado de la SGAE, según figura en el propio archivo de SGAE. "Es un error informático", asegura Casares. "La verdadera editora es la Fundación Autor".

Al año siguiente de que Casares registrase su edición crítica de La Revoltosa, el Teatro de la Zarzuela de Madrid cerró su temporada lírica con la representación de esta obra. Fue durante un mes: del 22 de junio al 22 de julio de 2007. Los herederos de Chapí no vieron un euro de aquella representación. Sí cobraron, mientras tanto, Emilio Casares y la SGAE, a través de su editorial. Según el Ministerio de Cultura, el Teatro de la Zarzuela pagó por La Revoltosa 4.071 euros por el alquiler de las partituras y otros 19.826 euros por los derechos de autor, sólo por estas representaciones.

Caballé: “Los impuestos de la SGAE sobre la zarzuela son altos”

Los precios por los derechos y las partituras que se pagan por las zarzuelas han provocado quejas, incluso por parte de artistas de renombre, como Montserrat Caballé. "Fuera de España, siempre me gusta incorporar una parte de zarzuela; sin embargo, en muchas ocasiones resulta imposible porque se dice que los impuestos de la SGAE sobre los autores españoles son muy elevados", denunciaba Caballé en una entrevista el año pasado en el diario El Comercio. "Me acaba de ocurrir en el Carnegie Hall, de Nueva York. Yo me enfadé mucho, pero no es nada nuevo. Se quejan igual en Viena o en Berlín".

Además de Emilio Casares, otros muchos autores han estado registrando ediciones críticas de viejas zarzuelas por encargo del ICCMU. En su caso, es más relevante porque es Casares quien encarga estos trabajos, a través del instituto que dirige. "Sería una inmoralidad que no hiciese ninguna edición crítica", argumenta Casares. "Tengo que hacer alguna porque si no dirían que soy un caradura que no sé hacer ese trabajo".

El objetivo inicial de ese proyecto era recuperar partituras que estaban muy deterioradas. En muchas de esas obras, la versión crítica está más justificada porque el compositor que restaura la partitura tiene que reconstruir, literalmente, algunos fragmentos perdidos cotejando distintas versiones. Sin embargo, tienen menos sentido las ediciones críticas de las obras más famosas de Chapí o Barbieri, que nunca han dejado de interpretarse y cuyas partituras estaban perfectamente conservadas.

Irónicamente, uno de los fundadores de la SGAE, en 1899, fue el maestro Chapí.


(FUENTE: www.publico.es)

http://www.publico.es/culturas/389061/la-sgae-se-queda-con-la-revoltosa-y-se-olvida-de-chapi


MAS INFORMACION AL RESPECTO:

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Pague/obra/nueva/opera/300/anos/elpepisoc/20110504elpepisoc_2/Tes

RESPUESTAS

Estimado Sr D Juan Vives:
Una vez más me dirijo a Vd, para en primer lugar felicitarle sobre su artículo de La Revoltosa y Chapí.
En segundo lugar para confirmar rotundamente el atropello que la SGAE, ICCMU, Fundación Autor etc etc están comentiendo con las Zarzuelas, autores, editores y público en general.
Efectivamente dichas entidades se estan apropiando de unos derechos que de ninguna manera debería permitirse.
Las Obras que han pasado a Domino Público, al no tener que pagar los teatros y demás derechos de autor, de alguna manera beneficiaria al público. Por otro lado en la Ly de Propiedad Intelectual existe un punto en el que especifica que "el derecho moral" no se extingue nunca, lo que significa que ninguna nueva edición podría realizarse sin autorización de los herederos, se saltan a la "torera" este derecho....
Y ya para más delito, en la próxima temporada del teatro de la Zarzuela, está anunciada (en el folleto de presentación, en la web, etc etc...) la representación de "El puñao de rosas" edición de Xavier de Paz, funadación Autor, ICCMU 2011. Los herederos de Chapí, yo como representante y biznieta del mismo, hemos negado la autorización para hacer modificaciones en la obra, según solicitud del Sr Olmos, a través de la SGAE (petición para realizar unos arreglos... y petición de porcentajes de nuestros derechos...) no sólo se atreven a desantender nuestra decisión sino que hacen una edición...o al menos así lo anuncian. Esta obra ni siquiera está en Domino Público.
Creo que no tengo más que comentar, ya se puede entender la defensa que encontramos en la SGAE...Cuando se fundó dicha Sociedad se hizo para defender a los auntores del editor Florencio Fiscovich, que era quien se aprovechaba del trabajo de los autores, hoy la SGAE ha tomado el papel del Editor nombrado....
Naturalmente tomamos las medidad legales que nos corresponde pero aún no sabemos que decisión tomará el Teatro, Sr Olmos... ni la que debería defendernos ¡la SGAE¡
Un afectuoso saludo, y mi agradecimiento por hacer público mi comentario, solo añadir que no se cansen de denunciar publicamente todas estas ilegalidades y atropeyos
Mª Angeles Tejedor
Biznieta de Ruperto Chapí

3 de septiembre de 2011 00:44


Andrés Molina dijo...

Yo soy vecino de la ciudad que vio nacer a Ruperto Chapí y, por lo tanto, algo conozco del compositor. Y según tengo entendido Chapí fue uno de los creadores de la famosa SGAE, y ya ven cómo ha degenerado tal institución que no respeta los derechos ni de quienes crearon la propia institución de la SGAE. Me parece todo un atropello lo que está sucediendo y mucho más cuando dicen ser "organización sin ánimo de lucro".

Las creaciones artísticas opino que deben ser propiedad pública incluso casi desde su creación, veo exagerado que tengan que transcurrir 80 años tras la muerte del autor para que sea "pública". Y en ese caso ni los herederos deberían tener el derecho a retener las obras artísticas de sus predecesores artistas. Pero que se "reedite" para torear todos estos asuntos es vergonzoso y se demuestra la calaña de lo que están hechos.

Un saludo a usted Sr Juan Vives y a la Sra Mª Angeles Tejedor.

8 de septiembre de 2011 06:10

Suprimir

miércoles, 13 de julio de 2011

PASCUAL MUÑOZ EN EL RECUERDO

PASCUAL MUÑOZ LÓPEZ... DE PELÍCULA

El 11 de mayo de 1971, víctima de cruel accidente de tráfico ocurrido en Sagunto el 27 de abril, falleció Pascual Muñoz, uno de los hombres villenenses que lograron sobresalir en el difícil campo del cine y de la televisión. Su figura, alta, recia y fornida, era popular entre sus paisanos, que lo vieron acudir con presteza a cualquier acontecimiento importante de su ciudad natal, y su cámara supo estar presente y captar los más interesantes aspectos de la provincia de alicantina. En el trágico accidente arrastró consigo a su querida madre, y a punto estuvo también de perder la vida el padre de Pascual, que sufrió graves heridas. Toda la prensa alicantina dedicó largos y doloridos espacios al triste suceso, y el sepelio constituyó un efusivo homenaje a la vez oficial, afectivo y popular. Descanse en paz el entrañable amigo, y pueden estar seguros sus familiares de que el pueblo de Villena les acompaña en el tremendo dolor que en estos momentos les agobia.
(Foto Archivo de la Excma. Diputación Provincial)
Extraído de la Revista Villena de 1971
Juan Vives (la voz) y Pascual Muñoz (la imagen) dos villeneros enamorados de su trabajo en la radio, cine y televisión.1957 Plaza de toros de Villena. Paco Castuera, Ballester, Juan Vives, Pepe Ibáñez (director Caja de Ahorros), Julián Crespo y Pascual Muñoz.

Juan Vives (la voz) y Pascual Muñoz (la imagen) dos villeneros enamorados de su trabajo en la radio, cine y televisión.
 Abajo: 1957 Plaza de toros de Villena. Paco Castuera, Ballester, Juan Vives, Pepe Ibáñez (director Caja de Ahorros), Julián Crespo y Pascual Muñoz.


                                                                                                           EL CORAZÓN ME DIO UN VUELCO.
Por Juan Vives.
(Publicado por la obra social de la Caja de Ahorros del Sureste de España en el libro dedicado al cineasta alicantino Pascual Muñoz)
Observando, al cabo de los años, el viejo álbum de fotos, veo a PASCUAL MUÑOZ junto a mí y un grupo de amigos en una barrera de la plaza de toros de Villena, su ciudad natal. También observo otras en los viejos estudios del Paseo de la Habana de Televisión Española, “rodando” en las playas de Benidorm o despidiendo puntualmente a “la Virgen” el 9 de Septiembre en las fiestas de Moros y Cristianos de Villena.
Fueron tantos los momentos compartidos con este entrañable compañero y amigo que no puedo evitar un escalofrío al evocar su recuerdo, semejante al que nos paralizó a todos aquel día que supimos de su trágico final.
Recuerdo a un jovencísimo Pascual con su primitiva cámara de 16 milímetros soñando películas. Tras su meritoriaje en Madrid con Rafael Gil vinieron sus corresponsalías de NO-DO y TVE. Alicante, en aquellos tiempos en que los medios de comunicación eran tan distintos, tenía un embajador en aquella Arriflex de 35 milímetros que hacía asomar la imagen en la pequeña y gran pantalla. “Llegan los primeros turistas”, “Los almendros florecen en febrero en Alicante”, “Las playas de Alicante repletas en Semana Santa”, “Alicante arde en fiestas con sus fogueres”. Allí estaba siempre Pascual para que el resto del país supiese lo que sucedía en su querida Alicante.
Pero su pasión por el cine no terminaba con su evidente vocación de reportero. Pronto creó su propia productora de “cortos” a la que bautizó con el alicantino nombre de “Leuka Film”
Yo le representaba en Madrid y fui delegado de la productora. Pero no solo le tramitaba los “cartones” o permisos de rodaje, sino que además colaboré con él, y así figura en los títulos de crédito, como ayudante de dirección. En ocasiones, también narré algunos de sus documentales.
¡Cuantas madrugadas vimos amanecer junto a la “moviola” o sonorizando aquellos “ALTEA, PARAISO BLANCO”, “BENIDORM”, “TORREVIEJA, BLANCA DE SAL Y MORENA DE SOLES”, “MOROS Y CRISTIANOS EN ALCOY”, etc...
Recuerdo ahora las tertulias en Madrid, en casa del Marqués de Santacara, los viajes Alicante-Madrid y viceversa, los paseos buscando imágenes para aquel corto espacio que cerraba el TELEDIARIO en blanco y negro de las doce de la noche.
Hace unos meses, en uno de esos modernos y reducidos minicines de una localidad residencial cercana a Madrid, me sorprendió el sonido de una música imposible de olvidar para mí. Eran las imágenes de “BENIDORM, BAHIA AZUL” . El corazón me dio un vuelco y no pude reprimir la emoción de recordar, al cabo de los años, aquellos tiempos en los que junto a Pascual Muñoz, mi paisano y amigo, yo también buscaba ilusionado mi verdadera vocación por los caminos del Cine.
Juan Vives. Madrid. 1980





PASCUAL MUÑOZ LÓPEZPor Ernesto Pardo
Un villenero casi desconocido en Villena fue Pascual Muñoz, nacido en pleno conflicto bélico nacional, su padre empleado de banca, fue trasladado a Alicante donde pasó su infancia.
Desde muy joven sintió enorme atracción por la imagen, lo que le hizo llegar, no sin gran esfuerzo, a ser Ayudante Meritorio del director de cine Mur Oti, participando en el rodaje de varias películas.
Posteriormente fue cámara de Televisión Española en sus inicios y con su gran sentido del enfoque y la perspectiva plasmó como nadie imágenes para la historia.
Abandonó el mundo en plena juventud dejando una enorme estela de recuerdos.






El juez Ramón Escoto junto al cámara de TVE Pascual Muñoz.

Quizá ha llegado el momento de reconocer de alguna forma a la persona de Pascual Muñoz que llevó el nombre de Villena siempre que le era posible a lo mas alto y sin embargo para muchos de nosotros es un desconocido.

 Pascual Muñoz con la familia gitana Fernández Contreras tras el descubrimiento de la primera pieza del Tesoro de Villena. (Foto Miguel Flor)


(FUENTE: www.villenacuentame.com )

viernes, 8 de julio de 2011

PASODOBLES DEL MAESTRO CARRASCOSA

La CIM "La Armónica" de Buñol interpreta dos pasodobles del maestro D. Manuel Carrascosa: A MI BUÑOL y LA VOZ DE BUÑOL

video
LA VOZ DE BUÑOL. Manuel Carrascosa.


video
A MI BUÑOL. M. Carrascosa.


EL MAESTRO CARRASCOSA:

http://juanvives.blogspot.com/2010/04/el-maestro-carrascosa.html



 
UA-9316238-1